En el siglo pasado, el cirujano tuvo un papel fundamental en el desarrollo de la cirugía, mediante el creciente desarrollo tecnológico y la implementación de nuevas técnicas quirúrgicas incrementó en forma considerable el número de operaciones disponibles para cada órgano y enfermedad. Este desarrollo exponencial de la Cirugía hizo evidente que el cirujano requiriera de un entrenamiento específico para el desarrollo de destrezas individuales quirúrgicas, originándose así las Especialidades y Subespecialidades en Cirugía, como la Cirugía General, Cirugía Gastrointestinal y Coloproctología.

El Cirujano General y Gastrointestinal esta capacitado en la atención quirúrgica de diversas enfermedades que pueden corresponder al tracto gastrointestinal como enfermedades del apéndice, vesícula biliar, páncreas, esófago, estomago o intestinal delgado, así como enfermedades de la pared abdominal y tejidos blandos como hernias abdominales, hernia inguinales, hernias umbilicales, lipomas, quistes sebáceos o abscesos. El Cirujano General Subespecialista en Coloproctología está capacitado además en la atención quirúrgica y endoscópica especializada en enfermedad del colon, recto y ano.

En la actualidad en ambas especialidades se puede utilizar la Cirugía de Mínima Invasión que evitan los grandes cortes de bisturí requeridos por la cirugía abierta o convencional, mediante el uso de los implementos Laparoscópicos y Endoscópicos, y que posibilitan, por lo tanto, un periodo post-operatorio mucho más rápido y confortable.

El control de calidad en la atención quirúrgica es indispensable para obtener resultados adecuados en la atención de los pacientes. Por tal motivo la credencialización o certificación como especialista o subespecialista ya es una práctica necesaria e indispensable, por lo que si usted requiere de atención médica, acuda con un Especialista Certificado.